Tienes un proyecto. ¡Hazlo! ¿Qué necesitas?

Esa idea ronda tu cabeza desde hace años, meses, semanas, o tal vez nació apenas hoy. No importa. Allí está.

Quieres hacer eso. Concretarlo. Ese negocio, esa empresa, meta, proyecto, ‘hijo’.

El primer paso, como sucede con los vicios, es admitirlo. Acéptalo.

Este proyecto es tu vicio bueno. Ocupa tus pensamientos, de día y cuando despiertas en medio de la noche, durante tu jornada de trabajo y en tu tiempo libre. Quieres hacerlo, poner manos a la obra, dedicarte a ello.

¿Qué te detiene? ¿Es el dinero, la falta de tiempo, el miedo? Las ganas no son.

Aunque te resulte difícil, no todos los proyectos nacen con dinero. Al principio, están tú y tus manos, y el trabajo que surge de ellas.

Cuando dejas de lado la excusa del tiempo, te das cuenta de que allí estás, trabajando en tu proyecto a deshoras. Cuando todos duermen o se relajan; de noche y en los fines de semana. Claro que respiras, pero has aprendido a valorar esas horas preciadas que tiene el día, en las que puedes dedicarte a aquello que te apasiona.

Ya has cimentado las bases, en tu tiempo y con tu esfuerzo. Y tu ánimo comienza a contagiarse. «¡Qué proyecto tan interesante!» «¿Quiero participar?».

¿Será que los demás pueden ayudarte? ¿Será que puedes ayudar a los demás?

Es este momento es cuando la última puerta que te detiene se abre: el miedo.

No desaparecerá, no se irá a ninguna parte. Las cosas que valen la pena siempre dan miedo al principio. ¿Acaso no da miedo un nuevo empleo?, ¿tener un hijo?, ¿lanzar tu proyecto al mundo?

El miedo existe. Úsalo. Tú encima de él y no al contrario. Impúlsate de él como de una plataforma.

Ya es hora de invertir más y hacerlo crecer.

Al fin y al cabo ya estás ahí, metido de lleno en tu proyecto. Tengas miedo o no, esto va a seguir adelante, hasta las estrellas. Y los demás —clientes, público objetivo, audiencia, colaboradores— te esperan.

¿Será que los demás pueden ayudarte?

¿Será que nosotros podemos ayudarte?

Somarí Creativos es un proyecto como el tuyo, nacido del tiempo y el esfuerzo por encima del miedo.

Te entendemos.

Tienes un proyecto. Hazlo.

Dinos qué necesitas. Queremos ayudarte.

CC BY / Markus Spiske
Imágenes por: Markus Spiske.
Anuncios

¿Qué es un ‘somarí’?

El poeta venezolano Gustavo Pereira creó el termino «somarí» para referirse a sus poemas de carácter breve, sin restricciones de forma y con un elemento cargado de significado.

Una declaración del propio escritor los describe así: «Un pequeño instrumento apto para ser leído con la prontitud que esta complicada sociedad exige, pero que al mismo tiempo no fuese tan… vamos a decir, inofensivo».

Un ejemplo:

Somari del salvaje
El sol no sale solo para mí
Ni los pájaros cantan solo para mí
Ni los árboles y el mar existen solo para mí
Pero en el rayo de sol que me toca
desato esta cuerda
y dejo a la vida florecer

Inspirados por el somarí de Pereira, buscamos ofrecer a nuestros clientes servicios que se destaquen por la sencillez e inmediatez que los negocios requieren, pero que a la vez cuenten con un elemento profundo de belleza y significado. Y que sirvan para hacer florecer los proyectos de nuestros clientes.

Bello, sencillo e impactante
Soluciones creativas y de diseño para tu proyecto y negocio

 

Imagen por Kari Shea en Unsplash.

¿A qué sabe tu logotipo?

Synesthesia, por Kristen Stacy (CC BY 2.0)
Synesthesia, por Kristen Stacy (CC BY 2.0)

Saborear las texturas, oler los colores, ver las notas musicales. No, no solo es una metáfora —aunque también lo es—, son las sensaciones que experimentan las personas con sinestesia.

La sinestesia (del griego syn – unión y aisthesis – sensación) es la capacidad de experimentar con un sentido estímulos recibidos por otro. Como mencioné, un sinestésico puede sentir sabores en determinados colores o sonidos, también percibe colores en las letras o en los números, por poner solo algunos ejemplos. A menudo, los sinestésicos no son conscientes de que los demás no tienen estas sensaciones.

En mi caso, yo solía pensar que todos veían, como yo, la ‘A’ de color amarillo, la ‘E’ verde y la ‘O’ roja. Creía que era algo por todos sabido. También ciertos números se me aparecen en colores. Y las texturas y matices de ciertos cuadros me disparan una oleada de sabores y aromas perfectamente distinguibles en mi lengua, en mi nariz y mi paladar. Y esa experiencia es sumamente agradable.

Este video lo explica bastante bien: SINESTESIA. ¿A qué sabe el morado?

No estoy segura de cumplir o no los criterios para ser considerada una sinestésica, y ciertamente no importa. Por lo que he leído, todos cuando éramos bebés teníamos un cerebro sinestésico. Las conexiones neuronales se especializan con el paso del tiempo en el sentido que les corresponde. Pero todos tuvimos esa capacidad, y me gusta pensar que existen remanentes de ella en cada uno.

He descubierto una forma de aplicar este «cruce» de sentidos para resolver un reto profesional cotidiano: traducir las necesidades de los clientes en trabajos de diseño como logotipos, ilustraciones, portadas de libro.

Para el diseñador, es todo un desafío traducir la idea que tiene el cliente sobre su proyecto o negocio en algo visible. En Somarí Creativos, tratamos de facilitar la comunicación haciendo unas preguntas antes de comenzar el trabajo: ¿Qué palabras o conceptos te vienen a la cabeza cuando piensas en tu proyecto (producto, servicio, libro, negocio…)? ¿Qué colores tienes en mente? ¿Qué figuras imaginas? ¿Cómo visualizas la tipografía?

La idea es hacer que el cliente relacione el nombre de su marca con un color específico (¿Es una paleta brillante o de colores pastel?), con una forma específica (¿Tiene ángulos marcados o contornos suaves y redondeados?). Pero, me encantaría poder preguntarles: ¿A qué sabe tu logotipo, a qué huele? ¿Qué música suena en la portada de tu libro? ¿Qué colores tienen las letras de tu marca?

Quizá lo haga. A riesgo de ser considerada loca, tal vez me anime a apelar a la sinestesia residual en sus cerebros para que podamos entenderlos mejor y tratar de crear mejores trabajos para ellos.

Taste 1, por Electrolux Design Lab (CC BY-NC 2.0)
«Taste 1», por Electrolux Design Lab (CC BY-NC 2.0)

 

 

Inglés, el idioma de los negocios

Imagen: jm3 on Flickr
Imagen: jm3 on Flickr

Los negocios traspasan fronteras. Las novedosas herramientas y plataformas que nos ofrece Internet nos ayudan a acercar nuestros proyectos y empresas a personas en otros países.

En muchas ocasiones, los clientes, colaboradores, socios o inversores de tu empresa pueden encontrarse en países angloparlantes.

Transmitir tu mensaje en inglés es crucial para concretar y aprovechar estas conexiones.

El manejo de este idioma te permite, por ejemplo, comprender y responder a un cliente que te escribe desde Estados Unidos, Canadá o Europa. O tal vez necesitas realizar una presentación ante inversores extranjeros que están interesados en tu negocio.

¿Quieres realizar ventas por internet al mercado internacional? Entonces requieres de descripciones de productos correctamente redactadas en inglés.

El apoyo de profesionales expertos en redacción y con pleno dominio del idioma inglés puede ayudar a tu empresa a resolver sin mayor esfuerzo estas necesidades de comunicación.

En Somarí Creativos ofrecemos soluciones de traducciones de inglés a español y de español a inglés. Consulta y contrata nuestros servicios aquí: ¿Qué servicios ofrecemos?

¿Por qué necesitas textos de calidad?

Imagen: Bachtiar Rahady / CC BY
Imagen: Bachtiar Rahady / CC BY

Explicar qué servicios ofrece tu empresa es crucial para conseguir nuevos clientes. También lo es comunicar adecuadamente la identidad de tu proyecto o negocio.

Como emprendedor, muchas veces tienes una idea muy clara sobre estos puntos pero se te dificulta expresarla por escrito.

Las habilidades de redacción y corrección de textos de un profesional pueden ayudarte a expresar de manera llamativa los objetivos de tu empresa a los clientes e inversores, o ante el mismo personal que labora en ella.

¿Necesitas expresar tu visión, misión y valores? Cómo líder sabes perfectamente hacia dónde quieres llevar a tu empresa, pero es posible que tengas dificultades para explicarlo. Lo ideal es que estos textos estén escritos claramente para que expresen el rumbo de tu empresa y lo que pretende lograr.

¿Tienes que hacer una importante presentación de negocios? Tal vez tratas de atraer a un inversor o concretar una alianza con un socio. Considera lo importante que es que el texto sea correcto y no tenga faltas de ortografía o gramática. Una presentación descuidada podría alejar a potenciales socios de negocio que prestan atención a los detalles.

En Somarí Creativos podemos ayudarte a resolver tus necesidades de redacción y corrección de textos. Consulta y contrata nuestros servicios aquí: ¿Qué servicios ofrecemos?